Imprimir

Esquí de travesia

 

"El esquí de montaña (o de travesía) es el fruto del matrimonio de dos grandes deportes: el Alpinismo y el Esquí"    Arnold Lunn

 

Video Relacionado: Trailer Esquí en las 7 cimas más altas del mundo, incluido el único descenso del Everest, imbatido desde el 2000.

El origen del esquí de travesía proviene de los Alpes, durante las primeras décadas del siglo XX, época en la cual mientras el alpinismo era una actividad de verano principalmente muy consolidada y extendida, durante el invierno y la primavera, con la presencia de las nieves y hielos, la alta montaña presentaba ciertos impedimentos que reducía considerablemente la actividad humana en dichas zonas.

Actualmente se practica en todo el mundo y existen numerosas competiciones y hazañas deportivas.

El esquí de travesía, es una modalidad de esquí, pero al mismo tiempo encuadrado en el alpinismo, de hecho es una de las formas más gratificantes y accesibles de practicar el alpinismo.

Con las sensaciones del esquí alpino en las bajadas, pero con el disfrute de realizarlo en zonas que no están preparada, ni señaladas, ni abarrotadas de esquíadores como es común en las estaciones de esquí alpino.

Al mismo tiempo con el disfrute y las sensaciones que aporta el alpinismo, llegando a ascender y desplazarse mucho en una sola jornada de esquí, de hecho podríamos comparar la diferencia como la que se produce al andar y montar en bicicleta.

Habitualmente el objetivo consiste en ascender a una cima o realizar una travesía o excursión, subiendo con la ayuda de las pieles de foca y las fijaciones pivotantes que liberan el talón para realizar el movimiento natural de marcha (además de la flexión que aportan las botas de travesía) para posteriormente disfrutar de una bajada por zonas poco frecuentadas y "vírgen".

Como muchas de las actividades y deportes de montaña, su práctica implica un cierto riesgo potencial, sin embargo la mayoría de estos riesgos son mitigados con la correcta utilización de un material adecuado y específico, así como el conocimiento técnico y práctico de la modalidad.

Al mismo tiempo la preparación física será un elemento determinante, como en muchas otras modalidades, impondrá los límites de duración e intensidad de nuestras jornadas de esquí de travesía, sin embargo con una forma física adecuada, las jornadas pueden ser casí interminables.

 

Material Utilizado:

Siendo una modalidad ligada íntimamente al esquí, sin embargo comparte poco del material específico utilizado:

 

Material duro o rígido:

Tablas de esquí de travesía:

Muy similares a las de esquí alpino, pero más ligeras y con menores cotas. (Aunque no son recomendables, se pueden utilizar las de alpino)

Fijaciones pivotantes de travesía:

Permiten liberar el talon de la bota para caminar con el movimiento natural, para las bajadas permiten bloquear el talón.

Botas de travesía:

Muy similares a las de esquí alpino, pero con suela de goma (para poder andar por las rocas), mucho más flexibles y más lígeras.

Pieles de foca:

Permiten ascender por pendientes pronunciadas creando un agarre con la nieve en la suela de los esquís. Aunque el nombre proviene del material utilizado antigüamente, actualmente todas las pieles de focas utilizadas son de materiales sintéticos.

Cuchillas:

Colocadas en la fijación del esquí, permiten ascender y desplazarse por nieve dura.

Crampones y Piolets:

Propios del alpinismo, permiten ascender y desplazarse por pendientes muy fuertes o zonas de hielo.

Bastones:

Muy importante que sean resistentes y rígidos, debido a los impactos y cargas que reciben pero a su vez ligeros, normamente unos bastones de travesía andando telescópicos suelen cubrir las necesidades de los no tan avanzados en las bajadas.

Arva:

Elemento de seguridad que permite ser localizado y localizar a un compañero, al verse atrapado por una avalancha. El tiempo de rescate es el factor determinante de la supervivencia a un alud / avalancha, el cual se reduce al mínimo con la utilización de un Arva.

Pala y Sonda:

Elementos fundamentales que permiten una vez localizado un compañerocon la ayuda del arva poder rescatarlo con rápidez y eficiencia.

 

Material blando o flexible:

Guantes de esquí:

Impermeables y transpirables, recomendando combinar 2 pares, unos muy transpirables y otros impermeables, los transpirables para ascender y los impermeables para bajar

Pantalones transpirables y cortavientos, tipo windstoper o softshell con membrana:

Adecuados para las ascensiones y travesías donde la termoregulación es importante y el contacto con la nieve poco frecuente)

Sobrepantalones Impermeables y Cortavientos:

Adecuados para las bajadas, donde el contacto con la nieve es frecuente y el viento relativo producido por la velocidad produce una pérdida de calor.

Camiseta de primera capa muy transpirable:

En las subidas, la producción de calor puede ser muy intensa, necesitando evacuar dicho calor y correspondiente sudor.

Forro Polar de segunda capa muy tranpirable y cortavientos, aparte de abrigada:

Como la primera capa, a veces es necesaria una segunda capa en las subidas, donde tendrá que ser muy transpirable por las mismas razones.

Además será muy recomendable que posea una membrana cortaviento, puesto que normalmente el elemento que produce mayor pérdida de calor es el viento.

Chaqueta de tercera capa impermeable, transpirable y cortaviento:

Deberá ser compatible con las características de las otras capas, como la transpiración y cortavientos, pero además deberá ser impermeable, puesto que es la capa que normalmente se utiliza en las bajadas, donde prima la impermeabilidad para protegernos del contacto con la nieve (menos frecuente a medida que se aprende a bajar mejor) y donde la protección contra el viento producido por la velocidad es muy importante para reducir la pérdida de calor.

Gafas de sol y de ventisca:

Generalmente se recomienda llevar las dos, puesto que la metereología en altura suele ser muy inestable, ambas deberan tener buenos sistemas de aireación y antivaho.

Calcetines de esquí:

Preferiblemente aquellos con mejor transpiración que los que aportan mejor protección contra el frío, puesto que en las subidas la producción de calor es muy intensa.

Gorra o/y gorro con visera:

Tanto para proteger de la intensa radiacción solar propia de las alturas, pero tambien del frío compañero de habitat.

Crema protector solar:

Para proteger de la intensa radiacción solar propia de las alturas, muy recomendable que sea resistente al agua (waterproof) puesto que el sudor tiende a expulsarla de la piel.

Protector labial:

Indispensable para proteger los labios del frío, pero tambien de la radiacción solar intensa de altura, por lo que es preferible que tenga un protector solar incorporado (15-50%)

 

Vídeo Relacionado: Trailer Speed Up Dynafit